Dos médicos residentes de Pediatria en Gambo en mayo y junio del 2018

Explicar nuestra experiencia en Gambo en cuatro lineas nos resulta difícil, Gambo hay que vivirlo para comprenderlo. Quizás la palabra que más se ajusta es intenso. Aquí cada día es un sinfín de situaciones nuevas, alegrías y penas que se van sucediendo sin apenas tiempo para asimilarlas. Otra palabra que también nos viene a la mente es admiración, por el empeño y dediación de sus trabajadores, que en muchas ocasiones trabajan en unas condiciones que de donde venimos serían impensables. Y a pesar de ello te reciben cada día con una sonrisa, siempre dispuestos a ayudarte, a dar lo mejor de si mismos. Tampoco nos podemos olvidar de su gente, su fuerza nos ha asombrado desde el momento que llegamos. Y siempre recordaremos sus risas cuando nos oían chapurrear oromo.
En resumen, Gambo nos ha robado el corazón y una parte de nosotros se ha quedado allí para siempre.

Welcome Blog Hospital Gambo

Acceder

¿Olvidaste tu contraseña?